Todo nos parece poco

Nos ha calado tanto la idea de lo singular, la falsa expectativa de ser especial, que cargamos sobre los hombros un constante vacío existencial, porque de algún modo todo nos parece poco y nada nos termina de llenar

Enrique Ballester. «Otro libro de fútbol»

Se dice mucho que no valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos. Pasa con todo, con los amigos, las parejas, la forma física, la ausencia de barriga, ir a la oficina… Decía mi abuela «no hay como lo poco siendo bastante». Puede que en este mundo tan neoliberal parezca muy conformista, pero, ¿acaso hay gente más feliz que la que no necesita más de lo que tiene?

Hay gente que se pasa la vida, su vida, pensando que de otra forma sería más feliz. Luego, cuando logran cambiar su vida, siguen sin ser felices. «Es que no quiero vivir toda mi vida pensando que no me merezco algo mejor». Pues la cosa es que ¿quién te dice que lo que crees que te mereces es lo que realmente te mereces o lo que más te conviene? «Ojalá vivas tiempos interesantes», maldecían en el Mundodisco de Terry Pratchett, y creo que ahora mismo vivimos esos «tiempos interesantes».

Disfrutar, y cuidar, de nuestra vida y los que la componen debería ser el principal objetivo de todos. Lástima que al final siempre se acabe haciendo daño a alguien por pensar que así vamos a estar mejor.

Soy un defensor del pensamiento que todo cambio es a mejor, que de todas las crisis se sacan cosas positivas. Sí, ya sé, soy un poco gilipollas, qué le vamos a hacer. La cosa es que aunque esté de acuerdo y que en mi vida los cambios me trajeron cosas buenas, no olvido todas las malas que vinieron junto a ellos. Perder a alguien a quien quieres, o quisiste, siempre va a doler, por mucho que haya que romper con el pasado para construir un futuro mejor.

Ese «futuro mejor» no tiene que ser con personas distintas, siempre puede aparecer un fantasma del pasado a alegrarte el día. O ver que aquello de lo que te alejaste realmente es lo que te hacía feliz. Pero bueno, qué sabré yo, que llevo una semana pensando y repensando si me compro una bici estática…

Es probable que si se analiza todo lo que acabo de escribir se vea una contradicción enorme, pero, ¿qué es la vida más que una concatenación de contradicciones?