Almas de metal (Westworld).

Hoy voy a hablar sobre esta película, “Almas de metal”, porque mientras la veía, me iba sorprendiendo por las ideas que estaba desarrollando para su época, y las películas posteriores que se inspiran en ella.

Dirigida por Michael Crichton y protagonizada por  Richard Benjamin,  James Brolin y Yul Brynner en el papel de malo.

A que mola mi bigote ehh

La historia es la de dos amigos (Brolin y Benjamin) que van de vacaciones a un parque de atracciones dividido en 3 zonas distintas: Roma, Medievo y Oeste. Ellos escogen el Oeste (viendo la foto, creo que no hacía falta decirlo) y allí pueden hacer de todo, desde ir al bar a beber como cosacos, hasta irse a la casa de putas a… a hacer lo que se hace en las casas de putas. También nos presentan a 2 personajes secundarios (un matrimonio de jubilados y un señor con gafas) que no es que no tengan peso en la historia, es que su única función es la de que veamos cómo son las zonas de Roma y Medievo.

La principal diferencia con Port Aventura es que todos los “humanos” que se ven en las zonas son robots, desde el barman, hasta las 2 chicas de compañía que se van con nuestros protagonistas. Todo con estrictos programas que hacen que los robots se comporten según un estereotipo:

– Robot femenino: Siempre serán seducidas por los clientes del parque. Da igual lo que digan, si el cliente quiere, tendrá sexo. Esto es válido para todos los robots femeninos, que irán siempre con un generoso escote y estarán bien servidas de tamaño de pecho.

–  Robots masculinos: Cada uno tendrá su rol, ya sea el de barman con cara de amargao, hasta el pianista. Todos irán armados y habrá uno especialista en duelos (Yul Brynner) que pondrá cara de mala leche y será igual al de “Los 7 magníficos”.

– Robots animales: Caballos, serpientes… que hacen de caballos, de serpientes (que deberían fallar al intentar morder).

Mira como molan mis ojos de metal. Riddick, envidioso!!

Si alguno de vosotros es avispado, ya se habrá dado cuenta de cuál es el argumento de la película. Recapitulemos: Tenemos un par de colegas que se van de “vacaciones” a un “parque de atracciones” lleno de “robots” que no te matan porque están “programados para fallar”; para más inri, la película es de “Michael Crichton”. Algo de lo entrecomillado os da una pista??

Pues creo que habéis acertado, lo que pasa es lo mismo que en el parque de Rasca y Pica, que los robots empiezan poco a poco a fallar, primero es un robot femenino que se niega a liarse con un cliente, después es una serpiente de cascabel que muerde al padre de Josh Brolin. así que los que dirigen el parque, desde su sala de ordenadores (a qué me suena) empiezan a darse cuenta de los fallos. Como cada noche recogen a los robots defectuosos para repararlos y hacerles alguna modificación, se reúnen las mentes pensantes y empiezan una discusión que a mi me descubrió que esta película envejeció mal en algunos aspectos. No me voy a meter con los ordenadores con cintas magnéticas, sino con esta conversación:

– ¿No se dan cuenta de que los robots están fallando siguiendo un mismo patrón??

– ¿Qué insinúa, que todos tienen una especie de “enfermedad robótica? No sea ridículo, los robots no enferman

Se le cae la cara de vergüenza, pero mi bigote mola más que el de Benjamin...

No entrecomillo porque no lo dicen con esas mismas palabras, pero se entiende lo que quiero decir, en 1973 no conocían los virus informáticos. Con lo fácil que sería decir que el antivirus no funciona, o que un ataque externo se saltó el firewall y un hacker de Anonymous metió un virus…

Pero bueno, críticas aparte, los robots dejan de evitar matar, así que vemos como los secundarios que sirvieron para mostrarnos las otras zonas (el matrimonio de jubilados, que del de gafas no se saben más), van muriendo poco a poco, por espada, sobretodo… Y el problema lo tienen nuestros protas, que levantándose con una resaca espectacular (ni Mclane) se encuentran con su némesis en el parque, el pistolero Yul con ganas de matarlos. Hacen su bromita de “ahora no”, pero Yul mata a Brolin de 2 disparos, y no mata a Benjamin porque se queda sin balas, y ahí empieza la persecución del robot vestido de negro que no corre pero siempre pilla a su víctima (me suena de algo). Y entre huidas a caballo y disparos, nos encontramos con una escena que pasó a la historia por ser el primer CGI del cine, aunque parece un tanto cutre, es la primera vez que se utilizaba una imagen generada por ordenador en una película, y lo hicieron para mostrarnos como veía Yul.

Y aún así tenía puntería...

Y el final, bueno, el final no lo voy a contar, para que tengáis alguna gana de ver la película.

Mi nota es un 7 redondo, anticipa conceptos y argumentos de películas posteriores como Terminator y Parque Jurásico. Se deja ver bastante bien, podría ahondar más en algunos conceptos, o mostrarnos más del medievo o de Roma, pero sino la película se alargaría innecesariamente, como los estrenos palomiteros de ahora y su necesidad de durar más de 2 horas.

Hasta aquí por hoy. Un saludo a todos.

Anuncios

3 comentarios en “Almas de metal (Westworld).

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hoy voy a hablar sobre esta película, “Almas de metal”, porque mientras la veía, me iba sorprendiendo por las ideas que estaba desarrollando para su época, y las películas posteriores que se inspiran en ella. Dirigida por Mic…..

  2. Cuando lo vuelva a leer el sabado en Santander ya te dejare un comentario. Me gusta lo que expones.

  3. En ciertos ambientes, la consideran de culto y todo. Aunque claro esa palabra es como un cajon de sastre. De cualquier forma curiosa pelicula

Los comentarios están cerrados.