Naves espaciales. El vuelo del navegante.

Viaje con nosotros si quiere gozar...

Os presento a Max, para los que no lo conozcáis, es la nave de “El vuelo del navegante”.

Una nave de exploración e investigación de “Phaelon”. Su principal misión es recoger especímenes en los planetas para estudiarlos. Tiene un único compartimento con elementos retráctiles en las paredes y suelo. Puede modificar su forma para poder realizar vuelos atmosféricos a alta velocidad. Cuando lo hace, el habitáculo interior se alarga y aparecen dos controladores a los lados del asiento del navegante.

Como el de Taxi express

La nave está gobernada por una IA “amigable”. Siguiendo la moda de los años 80, acaba con una personalidad de preadolescente. La IA cumple todas y cada una de las órdenes del navegante. La nave se mueve por alguna especie de motor gravitacional, porque aunque en la escena del escape del hangar se vean volar los papeles y demás, no se aprecia ninguna señal exterior que haga suponer que tiene algún otro tipo de motor de propulsión. Tiene capacidad de alcanzar velocidades hiperlumínicas, lo que, en principio, le permite viajar en el tiempo.

Cumplimiento

La nave rompe un poco con el diseño de las naves espaciales de los años 80, sobretodo por esa línea tan limpia y perfecta. Además, es una de las primeras veces en que se utilizó el “enviroment mapping” para darle el reflejo a la animación 3D de la nave.

Porque me sujetan, que sino...

Y esto es todo por hoy. Si quereis dejar sugerencias, tenéis los comentarios.

Anuncios

Un comentario en “Naves espaciales. El vuelo del navegante.

Los comentarios están cerrados.