Antes solía tener 20 años

Cualquiera que me conozca mínimamente sabe que me encanta organizar MI vida. Adoro hacerme un planning, ya sea mental o en el Google Calendar. Un lunes ya estoy planeando lo que voy a hacer el primer sábado del mes siguiente. Seguramente sea algún TOC que nace de la necesidad de tenerlo todo bajo control. Lo gracioso, para mi, no para los demás, es que al final casi nunca cumplo aquello que planeo. Esa necesidad hace que, de vez en cuando, tenga ansiedad por la incertidumbre que me rodea, ya sea sentimental, laboral o incluso sobre qué voy a comer mañana. Todo esto no sería un problema si no afectase a la gente que me rodea. Algunos lo soportan bien, otros no se dan cuenta, otros lo aceptan sin más, otros se enfadan…

Qué le voy a hacer, me gusta la rutina y, a la vez, me encanta romperla, pero siempre que parta de mi mismo. Siento mal que alguien aparezca de repente en casa cuando ya había planeado pasarme la tarde tirado en el sofá sin hacer nada, y a la vez agradezco que alguien sea capaz de aparecer para romper mis planes por otros mejores. Será que soy raro, o un poco imbécil, no sé, pero me gusta probar cosas distintas y me gusta probar las cosas de siempre.

Soy capaz de obsesionarme con algo hasta dejar de lado cualquier cosa que hiciera antes. Puedo tirarme mucho tiempo leyendo y luego otro tanto sin tocar un libro. Puedo estar meses tocando a diario y luego un par de años sin sacar la guitarra de la funda. Llevar 15 series al día y después no ver ninguna. Creo que en lo único en lo que soy constante es en la cerveza, mi pequeña, peluda y hermosa barriga es buena muestra de ello. Pero tampoco soy un sibarita, no nos confundamos, con que esté bien tirada me conformo.

¿Que por qué escribo esto? Pues no lo sé. Seguramente por romper la rutina, y porque no tengo nada que hacer ahora mismo. Siempre viene bien escribir y relajarse un poco. Acabo de escuchar una canción horrible, pero que tiene la frase del título de esta entrada.

Antes solía tener 20 años, pero ahora todo lo contrario.

La frase me parece brutal. Mis 20 años no fueron, precisamente, los más felíces. Soltero, fracaso en mi primer año en la Universidad (lo siento, mamá, peor fueron los 2 siguientes), la sensación de que iba a tener un futuro poco halagüeño, baja autoestima… Cosas de adolescentes. Lo bueno, es que 12 años después es, realmente, todo lo contrario. Bueno, vale, soltero estoy, pero el resto de cosas no son así. Bueno, vale, joder, podría estar mucho mejor, podría ser un exfutbolista millonario que dice paridas a diario en alguno de esos programas deportivos, pero no hay queja. Creo que tengo una profesión que me gusta, en la que soy bueno (no lo digo yo, que conste, yo diría que soy el más mejor del mundo mundial pero aún no lo sabéis) en ella, que puedo aprender cosas nuevas de mucha gente. Llevo el tipo de vida que quiero, no me importa mandar a la mierda a quien no me interesa y aprendí a seleccionar a la gente con la que me rodeo, que no es mucha, pero es la suficiente.

Si llegásteis aquí, os estaréis preguntando por qué coño cuento esto. Pues mira, lo estoy contando porque me apetece, porque escribir me relaja y me hace ver las cosas con claridad. Mañana voy a comer setas a la plancha con una tortilla francesa y canónigos. Y por encima una salsa de chipotle que compré hoy en el “Super Internacional” que hay por Argumosa.

A ver si vuelvo a escribir, lo dudo mucho, soy un vago, que la serie de los hologramas estaba muy bien, o la de las naves espaciales, o cuando escribía a diario mi dosis de Bilis. Debería escribir más, sí, y también debería hacer deporte, y trabajar algo en casa, preparar nuevos programas, hacer algo de radio, crítica musical… Debería hacer tantas cosas que creo que voy a hacerme un Trello para tenerlo todo bien planificado… Ay, ya empezamos otra vez.

PD: aquí os dejo la canción, que sino seguro que la buscáis…

España va…

Lo primero de todo, esto no es un alegato contra los periodistas de España, ni mucho menos, todos tenemos que hacer cosas en nuestro trabajo con las que no estamos de acuerdo, yo el primero. Simplemente quiero dejar constancia de algunas maniobras periodísticas que cualquiera que mire más de 2 periódicos al día, puede comprobar.

Encuestas

metroscopia1

Las encuestas, esa gran herramienta que sirve para saber las opiniones del electorado (y más cosas, pero aquí me centraré solo en esta) y poder “adivinar” qué va a pasar en unas futuras elecciones. No voy a hablar de metodologías, no soy estadístico, ni de cómo debería realizarse una encuesta, para eso ya hay gente que sabe y que hace sus propios post. Aquí vamos a hablar, con datos en la mano, sobre cómo se manipulan las encuestas para poder dirigir el voto.

El voto útil, ese gran aliado del bipartidismo en España. Una de las causas de que Alberto Garzón no tenga más de 4 escaños. Una idea que pasó por la cabeza de mucha gente de izquierdas en las últimas elecciones era: “Garzón me convence, su programa es más de izquierdas que el de PODEMOS (Ps a partir de ahora), que no deja de ser el mismo que el del Partido Socialista Obrero Español (PSOE a partir de ahora) de 1982, socialdemocracia pura y dura. Yo, que soy muy de izquierdas, muy rojo y muy antisistema, quiero votar a Unidad Popular (UP a partir de ahora). El problema es que, según las encuestas (ver imagen superior), solo el 5% va a votar a UP, así que mejor me busco otra opción. Como soy tan rojo, buscaré el siguiente partido que gane en rojez, que es Ps.” Vale, es probable que el pensamiento fuera más sencillo, o que, simplemente, no quieren ver ni en pintura a Izquierda Unida, por mucho que se cambien el nombre, pero la idea se entiende.

Con ésto, nos quitamos de en medio a UP. Ahora, ¿qué pasa con el amplio espectro de votantes de izquierdas, desencantados del PSOE? Siendo el PSOE un partido de centro-izquierda (su política económica los sitúa más en el “centro” que en la izquierda), el espectro de votantes se sitúan entre dos opciones, votar al siguiente partido a ambos lados, izquierda y derecha respectivamente. Aquí vuelve a entrar el intento de dirigir el voto mediante las encuestas. Un votante indeciso prefiere “gastar” su voto en un partido que pueda gobernar, porque para eso votamos todos a Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (PACMA a partir de ahora). En ese momento, el “indeciso” mira qué le interesa más, porque, seamos sinceros, casi nadie lee los programas de los partidos. Mira los resultados de las encuestas y ve que Cs va a tener más votos que Ps, así que la decisión estaría clara. El problema, con lo que no contó Metroscopia, PRISA y todos los entes más interesados en el “cambio sensato” que en el “cambio antisistema” (así se vende en la prensa, claro, porque Ps no tiene mucho de antisistema), es que para muchos votantes, el PSOE sigue siendo de izquierdas y, sobretodo, que la gente se informa más de lo que creen. Cs fue, poco a poco, quitándose la careta de partido de “centro” para escorarse más a la derecha. En ese momento, la gente decidió votar a Ps o seguir con el PSOE (el 42,7% de los votos).

Hoy se publicó una nueva encuesta en la que Metroscopia insiste en colocar a Cs como tercera opción. No solo eso, sino que, según Metroscopia, Cs acaba de ganar 5,4 puntos de intención de voto en casi 3 meses.3 meses en los que Cs no ha parado de cometer errores en su intento de ocultar que son un partido de derechas, más modernos que el PP, puede, pero sigue siendo un partido de derechas. Si fuimos siguiendo toda la negociación entre los partidos, Cs no ha movido ni un dedo, pues el pacto fue propuesto desde el PSOE (entendible que suban en intención de voto), y ellos no hicieron más que colar sus políticas neoliberales como la reducción de la indemnización por despido, o la intención de aumentar la temporalidad laboral con su “contrato”.

La bajada de Ps, aunque entendible, dudo mucho de que sea tan acusada. Es normal que a mucha gente no le esté gustando la forma de “negociar” de Pablo Iglesias, el hecho de empezar negociando puestos antes que programa, puede que haya sido un error, aunque puede ser que a Ps no le interese llegar a un acuerdo a menos que puedan ejercer más presión sobre Pedro Sánchez, cosa que con Cs de por medio no van a conseguir.

La subida del PSOE es, desde mi punto de vista, otro intento de desviar el voto de la izquierda, aunque, insisto, se mueven dentro del espectro centro-izquierda, de ahí que pactar con Cs no les vaya a costar mucho. El gran riesgo que corre el PSOE pactando con Cs, es que los naranjas quieren añadir al PP al pacto (los naranjas y la cúpula del PSOE con Felipe González a la cabeza). Si se da la “gran coalición”, sería la muerte electoral de un PSOE que ya obtuvo los peores resultados de su historia en las últimas elecciones.

El Partido Popular (PP a partir de ahora), bueno, el PP es el PP, tienen su casi 30% fijo de votantes.

“Crisis de partido”

Otra de las maniobras periodísticas que se están viendo, es magnificar cualquier acto de discrepancia dentro de Ps, y minificar todo lo posible las del resto de partidos. La dimisión de 8 personas de Ps Madrid, se ha convertido en la mejor opción de los grandes diarios para hacer ver que “hay problemas en Ps”. Los problemas de corrupción que están salpicando al PP (casos aislados, pero poco importantes), al PSOE (pequeñeces, el PP tiene más), y la supuesta lucha de Cs contra la corrupción, esos ahora no importan, hay que sacar cualquier trapo sucio contra Ps, porque son un problema para los que mandan en España. Cualquier cosa vale para atacar a Ps, un partido que, si bien está cometiendo muchos errores, está siendo bastante consecuente, para bien y para mal, con las cosas que dice.

Resumen

Que nadie malinterprete mis palabras, que nadie me diga que apoyo a Ps y que estoy quitando importancia a todo lo que están haciendo mal, que es bastante, no, lo único que intento decir es que seamos más autocríticos y que analicemos lo que realmente está pasando, no solo lo que nos dice la prensa.

Sin más.

Que muevan tus contenedores de sitio y no los encuentres, por la noche, lloviendo, con frío, con 3 pesadas bolsas de basura y dos cajas semivacías de pizza.

Tropezar en el final de las escaleras mecánicas del metro cuando llega el metro.

Equivocarte tres veces al meter tu clave de usuario y que te bloqueen el acceso durante 2 horas.

Que te devuelvan 17€ en monedas de 50 céntimos porque “no me quedan billetes”.

Que alguien tropiece contigo mientras llevas tu desayuno en la bandeja y se vaya todo al suelo.

Que resbales con el café y te caigas sobre el charco de café que acabas de tirar.

Que tu jefe te mire mal por ir con los pantalones mojados y oliendo a café y suciedad.

Quedarte sin tabaco y que el estanco más cercano esté a media hora andando.

Que se borre todo el curro de una semana por culpa de tu ordenador.

Que te culpen por ello.

Que todo lo que haya para comer esté malo.

Que no te funcione la tarjeta de fichar y tengas que salir una hora más tarde.

Que pierdas el metro porque se agotó el billete.

Que la máquina que acepta monedas no funcione.

Que no haya nadie en la taquilla.

Caminar a la siguiente parada mientras llueve como si no hubiera un mañana.

Resbalar por esquivar a una señora que no se mueve “porque llueve mucho”.

Que tampoco funcione la máquina que acepta monedas.

Que en la taquilla te miren mal por ir mojado.

Que en el andén se aparten de ti porque hueles a café rancio y a humedad.

Que el metro vaya hasta arriba.

Que la gente del metro te mire con cara de asco por tu olor y tus pintas de tirado.

Que pierdas la cartera y te quedes sin dinero, tarjetas, y casi sin vida.

Que se atranque la puerta de tu casa y no puedas entrar.

Que un vecino te ayude, después de una hora delante de la puerta, y la abra sin más…

Si no te pasan más de cinco situaciones como las descritas, no tuviste un mal día. Yo no lo tuve, solo fue un lunes sin más…

Bilis Returns. Nº1 (Temporada 2)

– Que “café con leche” exista en inglés.

– “El Foromercio”

– Lo que está haciendo el ayuntamiento de Gijón con Gijón.

– Las frases para quedar bien.

– No ser constante con los blogs

– Que Oasis siga sin aparecer en Spotify

– Que hablen de las “olimpiadas” cuando quieren decir los “Juegos Olímpicos” (aunque la RAE lo acepte).

– No tener tiempo, ganas, constancia o dinero para seguir aprendiendo muchísimas más cosas.

Antibilis

– Hoy es fiesta y no curro.

– Tener trabajo en Gijón en un sitio molón.

– Que Madrid esté tan cerca.

– Tener dinero para gastar ahorrar.

– La gente que siempre está ahí cuando la necesitas

Alfie

¿Con qué me quito la bilis?

Verano

Espero que entendais que publique menos ahora en verano. No es que pare mucho por casa, aunque todavía me da tiempo a ver la trilogía de Robocop y otras películas. En septiembre (o incluso en la segunda quincena de agosto, recuperaré un buen ritmo de publicación.

Pasad un muy buen verano.

Almas de metal (Westworld).

Hoy voy a hablar sobre esta película, “Almas de metal”, porque mientras la veía, me iba sorprendiendo por las ideas que estaba desarrollando para su época, y las películas posteriores que se inspiran en ella.

Dirigida por Michael Crichton y protagonizada por  Richard Benjamin,  James Brolin y Yul Brynner en el papel de malo.

A que mola mi bigote ehh

La historia es la de dos amigos (Brolin y Benjamin) que van de vacaciones a un parque de atracciones dividido en 3 zonas distintas: Roma, Medievo y Oeste. Ellos escogen el Oeste (viendo la foto, creo que no hacía falta decirlo) y allí pueden hacer de todo, desde ir al bar a beber como cosacos, hasta irse a la casa de putas a…Leer más »

Naves espaciales. El vuelo del navegante.

Viaje con nosotros si quiere gozar...

Os presento a Max, para los que no lo conozcáis, es la nave de “El vuelo del navegante”.

Una nave de exploración e investigación de “Phaelon”. Su principal misión es recoger especímenes en los planetas para estudiarlos. Tiene un único compartimento con elementos retráctiles en las paredes y suelo. Puede modificar su forma para poder realizar vuelos atmosféricos a alta velocidad. Cuando lo hace, el habitáculo interior se alarga y aparecen dos controladores a los lados del asiento del navegante.

Como el de Taxi express

La nave está gobernada por una IA “amigable”. Siguiendo la moda de los años 80, acaba con una personalidad de preadolescente. La IA cumple todas y cada una de las órdenes del navegante. La nave se mueve por alguna especie de motor gravitacional, porque aunque en la escena del escape del hangar se vean volar los papeles y demás, no se aprecia ninguna señal exterior que haga suponer que tiene algún otro tipo de motor de propulsión. Tiene capacidad de alcanzar velocidades hiperlumínicas, lo que, en principio, le permite viajar en el tiempo.

Cumplimiento

La nave rompe un poco con el diseño de las naves espaciales de los años 80, sobretodo por esa línea tan limpia y perfecta. Además, es una de las primeras veces en que se utilizó el “enviroment mapping” para darle el reflejo a la animación 3D de la nave.

Porque me sujetan, que sino...

Y esto es todo por hoy. Si quereis dejar sugerencias, tenéis los comentarios.